1.     Sexta y última
cláusula: abandonando las formalidades, tomando distancia de las cláusulas y
pensando en tu esencia de arcoíris y unicornio, decirte que sonrías cada día es
una redundancia, que ames con el cuerpo y los sueños, reiterativo con lo que
eres. Por eso solo me queda exponer el deseo de compartir la vida con vosotros,
de encontrarlos siempre en todos los lugares y en todos los paisajes, de
alimentarnos de su emoción y asombro. Declaro que el mundo y yo, sobretodo yo,
los necesitamos irracionales y valientes. Dada vuestra naturaleza es un reto
fácil de cumplir.

2.      
PD: Me inspira vuestra ecuación. Viva
la entropía y todos sus microestados compatibles con vuestras microhistorias,
en sus probabilidades se hace realidad el amor. Encuentra el equilibrio dentro de
la posibilidad que son juntos. 

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *