A veces las palabras vienen y te sorprenden, te regalan su mejor forma: 

Valentina
cree tanto en la poesía; respira, siente y vive con una sensibilidad tan asombrosa,
que parece haber llegado a transformarse
en el producto de su propia determinación. Es el caso del artista convertido en
su obra más preciosa. 
Desconozco si
se tienen noticias de algún poeta materializado en una poesía pero, Valentina, aún
sin saberlo está avanzando en ese prodigioso camino. 
Quién sabe
si, a causa del universo mágico literario de la tierra de la que procede,
pudiera ser una poesía propiamente, que, cansada de vivir entre letras, hubiera
decidido encarnarse en mujer para alegrarnos la vida con su imaginación y su
frescura. 
A veces
observamos el mimo con el que prepara sus frascos donde atesora su arte, el
disfrute con el que escribe, o la naturalidad con que receta sus tratamientos
poéticos para las enfermedades del alma. No está claro si ella escribe poesía o
es la poesía la que la utiliza a la Valentina persona, como instrumento para
expresarse, vehículo humano para vivir a través de ella. 
En cualquier
caso, gracias Valentina, porque para nosotros eres un lujo y un regalo, como
artista, como amiga. 
Fernando Acero

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *