Así como llega el frío, 
como llega esta lluvia flácida y temblorosa,
 la tristeza, los malos días,
así como llega un paso tras otro,
una
palabra tras muchas otras, aunque no tengan sentido,
una lágrima, otra lágrima, el mar.

Así
como llega el cansancio y la incertidumbre,
el deseo y la ganas de gritar,
llegarás un día y atravesarás la puerta de mi
casa,
te
sentarás a mi mesa y compartiremos el pan,

llegarás
un día y no importarán las desgracias, 
la mala gente, la crueldad, 
llegarás
porque también llega lo hermoso.

Prepararé
para recibirte mi mejor cara, 
un plato de calamares y un flan,
te
prestaré mi cama, te taparé con mi manta, 
compartiremos el frío y el viento,
te prestaré mi ventana para que veas nevar,
te
prestaré mi almohada, 
acariciaré tu pelo, 
te daré un beso en la frente,
buenas
noches, voy a decirte, 
y sonreirás, porque siempre sonríes.

(Te
debo un final, no he querido concluir esta historia, 
omito la parte en la tendrás que irte)  

Oct 2012

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *