Cuando
yo era pequeña
soñaba
con ser bailarina de ballet,
soñaba
con ser poeta.
Cuando
yo era pequeña
pensaba
que lo más
importante era
dar plenitud al ser,
individualmente,
vivir
en la grandilocuencia,
superar
eso que todos
los
días te estanca a ti mismo.
Seguí
pensando eso durante muchos años.
Sólo
hasta que lo encontré a él
descubrí
que ningún lugar
había
sido mi hogar, 
y
que a partir de ese momento
la
ley de habitarlo
se
grababa en
todas
mis intenciones.
Hoy, tanto tiempo después,
sigo
sorprendiéndome
de
haberlo encontrado.
Eso
que los poetas llaman
amor
de la vida,
que
suena tan cursi
y
polvoriento.
Yo,
que cuando era
pequeña soñaba
con ser poeta,
agradezco
ahora que la vida
me
dé más de lo que he
deseado. 
agosto
2013

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *