Dosis única de emergencia
-poesía al rescate-
En caso de final abrupto, terminación anticipada de la felicidad y/o
presión arterial alta, cerrar los ojos lentamente y recordar: cada instante es
un comienzo por eso los finales siempre han de ser efímeros.
Repetirlo unas cien veces hasta que la respiración se normalice. Y
empezar de nuevo, que sea el corazón y cada uno de sus latidos el que te guie
por el buen camino.

                                                                Lemotbulle

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *