Echo en falta alguna conversación existencialista contigo.

He pensando que si estuvieras cerca, 
te invitaría a un café. 

Así que imaginé el encuentro, 
y fue un productivo momento, 
un tiempo sensible, una brecha en el espacio cotidiano
para vernos. 

He disfrutado mucho tu silencio, 
no he querido atribuírselo a la holográfíca  presencia, 
solo, a un sobre valorado interés por 
escucharme. 

No le cuentes a nadie mis secretos, 
entre tu y yo, este momento no ha existido. 

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *