El absurdo devenir. 

Ser uno mismo todos los días, 
cargar con el mismo rostro, 
el mismo cuerpo, 

los mismos propósitos. 

Hacer de la vida una rutina 
de actos y escenarios. 

De fondos musicales. 

De días que pasan, 
viento, sol, 
la misma noche, 

sin salirnos de nuestro 
espacio, pensando, deseando, 
repitiéndonos. 

 

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *