La memoria también es un río, una corriente que lo arrastra todo cada vez más lejos. Luego el propio río desaparece y en la tierra queda un surco, una cicatriz.

A veces sentimos cómo unas aguas subterráneas nos recorren lentamente y no sabemos de dónde proceden ni qué camino siguen.

Soler

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *