Los árboles, las casas, arrancadas de raíz
Se precipitan sobre nosotros.
El camino no alcanza a desenrollarse
Con la velocidad que se le impone
Mientras el cielo gira pausadamente sus aspas
Como un ventilador descompuesto.

Salvador Reyes 

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *