Mi madre
quería ser un día de febrero,           
pero fue tarde de septiembre,
con un sol insensato que
se dejo cubrir por las nubes,
ella quería tener tachados
los días
que ya no eran,
transitar de luto como una
fecha vencida.
Mi madre quería ser un mes
nuevo,
anunciar las fases de la
luna
y los eclipses,
ser parte del futuro. 
Mi madre quería ser un
almanaque,
estar colgada
en
una
pared,
anunciar una fecha
especial,
ser un día en el que se
celebra. 

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *