mi viento, mi naufragio, mi isla

mi viento, mi naufragio, mi isla

Después de desempolvar mis raíces,
los tonos verdes,
el olor a flor que crece,

después de reconocer que ya no pertenezco
a ninguna cordillera, que mi hogar es él y ellas,
pasajeros de los días que me llevan y me engullen,
recorro las calles como quien recorre países,
da igual si es Otoño, si es temporada de lluvia y huracanes,
da igual si la tierra se resquebraja,
si grita en un idioma desconocido,
da igual si al final cambio de acento.

Después de aceptar mi vaga condición
de viajera, de asumir el vaivén del mar
como futuro,

quiero que me pregunten,
que alguien me pregunte
¿De dónde vienes? ¿Adónde vas?
Tengo la respuesta en la punta de la lengua;
soy de esa ola que se aleja,
vengo del fondo del mar,
acudo a las orillas a sumergirme en su límite,
acaricio la arena
y agradezco ser un horizonte más,
sólo de él y ellas, mi viento, mi naufragio,
mi isla.

Después de tanto
aferrarme a un trozo de tierra,
mi hogar es ahora mismo
esta brisa que nos empuja a
navegar. 

Pd: En este último verso he pensando en los barcos que dibujas.

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *