No era más que un montón de 
escombros, 
el agua entraba ya por los numerosos agujeros, 
la derrota era completa, 
con los puños cerrados como tenazas, 
escudándose en los cadáveres, 
gritando, cayendo y volviendo a levantarse, 
aquellos valientes, 
con armas ensangrentadas, 
se abrieron paso e intentaron 
desaparecer bajo las negras olas. 

Inspirado en Los tigres de Mompracen 
Emilio Salgarí 

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *