Oda a un sueño pequeño
Cuando era pequeña creía
que todo cuanto imaginaba
podría hacerse realidad.
No sé por qué deje de creer en
ello.
No sé por qué me acostumbre a
la realidad tal y como es.
Mi propósito hoy, es olvidarlo todo,
los límites, las reglas,
voy a vestirme con
la sonrisa de quien sueña,
de quien todos los días
se duerme con la tranquilidad
del deber cumplido:
cada vez más cerca de mis
deseos.

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *