Poesía colombiana

Poesía colombiana

ADQUISICIÓN

Des­cubrió la pequeña figura de jade

en un mer­cado pop­u­lar de Sydney.

Hacía parte de un conjunto

de mer­cancías y obje­tos orientales

que se exhibían en una vitrina

aten­dida por un chino encorbatado.

El pre­cio, 12 dólares, no correspondía

a un tra­bajo de tal cal­i­dad y per­fec­ción. Quien

la real­izó, un ver­dadero artista,

debió gas­tar sem­anas enteras

en con­seguir que la piedra

tomara esa forma, la tocara la vida.

Era una escul­tura del Buda,

ven­trudo y sonriente,

entre­gado a su med­itación de siglos,

y a la que el color verde traslúcido

de la piedra,

casi ponía a levitar.

Que la piedra se levante

—al igual que la son­risa beatífica

lo con­seguía con aque­lla figura carnal—,

es ver­dadera­mente milagroso.

Pensó entonces en su autor,

un viejo (quizás)

en alguna aldea per­dida en China,

puliendo allí la piedra

sin may­ores ambiciones,

tra­ba­ján­dola con reli­giosa devoción

y entregán­dola a cambio

de unos yens para tener con qué vivir.

Quiso entonces adquirirla,

com­prarla a su vez por aquel pre­cio irrisorio

que era el de cualquier objeto corriente

en el mercado

(una suerte verdaderamente)

y darle un lugar en su vida:

él, que de ser algo

sería sin duda un budista.

Elkin Restrepo

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *