Reducirse a la esencia

Reducirse a la esencia

A veces encallamos en el sentido común de querer nombrar lo innombrable.

De sacudir el mundo a punta de versos y tinta. Y naufragamos en el artificio y en la redundancia de nuestra imagen. Establecer límites no es suficiente, describirnos como viento y vuelo, no nos hace viajeros, y a base de piedras enterradas en las rodillas, aprendemos que la misión auténtica es reducirnos a la esencia de lo que queremos nombrar. Dejar de clamar como postura, ser sencillamente una verdad que se reconoce a simple vista, con la boca cerrada.

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *