Sí, ser valiente a veces cuesta demasiado, 
aunque lo repita (valiente, valiente, valiente) y respire, 
me quemo por dentro, 
el pecho se consume, 
el aire explota, se hace humo, 
soy un pesado miedo que
repite valiente, valiente, 
con voz temblorosa.  

Foto: Vico Vang

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *