Te oí decir un día que nunca serías lo que eres ahora,
te oí decirlo,
recuerdo la postura de tu cuerpo,
la luz de la habitación,
recuerdo tu pelo y tu piel empezando a envejecer,
recuerdo que me miraste convencida de ello,
y yo te creí.

Es mi responsabilidad ahora hacerte saber 
que no has cumplido una promesa.

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *