Todos tenemos una parte insobornable. 

Un trozo de nosotros que necesita permanecer 
intacto. 

Una pequeña garantía para reconocer en el futuro 
nuestro reflejo con una pizca de orgullo.  

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *