6
Si alguna vez  tus sueños caen
– y han de caer aunque yo no quiera-  
y se rompan contra suelo,
y se esparzan en millones de pedazos
que luego no podrás volver a reunir,
y te abandonen las razones
-esas que parecen encontrar el por qué de todo,
dejándonos con las manos vacías de sueños-  
y hasta el último atisbo de respiración,
que ya es mucho decir.

Si alguna vez caes, y has de caer,

le pido al viento que te regale en tu descenso
una tierra fértil para recibirte. 

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *