Volar muy alto

Volar muy alto

Y de pronto el miedo me cubrió el cuerpo, 
me salia por la boca, 
me hacía temblar el cuerpo, 
todo cuanto veía parecía amenazarme, 
los rayos del sol, 
el viento arrebatado, 
las nubes, 
millones de ellas, 
formando un ejercito poderoso. 

Me buscaban, 
y yo, armándome de respiración profunda, 
solo me hundía en el asiento
como si quisiera hacer de él
una cueva, oscura, silenciosa, 
e inmóvil. 

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *