Y el cansancio llegó
y se me sentó encima, 

y los días se sacudieron, 
y el silencio cotidiano 
me atacó con sus dientes 
de león reprimido.

Y yo seguia mirando el cielo
despejado, 
como quien no quiere darse 
cuenta
de que explota. 

There are no reviews yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *